Cómo influye el alimento en la producción de huevos.

noviembre 27, 2017
Un alimento o pienso de buena calidad para gallinas ponedoras generará que estos animales pongan huevos de alta calidad. Debido a que los huevos son una importante fuente de proteínas, para los consumidores un huevo que cumpla con todos los valores nutricionales contribuirá a su nutrición.

La yema
En el caso de la yema, si bien factores como la edad y los ciclos de reproducción juegan un papel muy importante, también la alimentación contribuye con la coloración correcta. Esta va desde un amarillo pálido, hasta una coloración anaranjada intensa.
Uno de los factores alimenticios que colaboran con la pigmentación correcta de la yema del huevo es el maíz. Por eso, el maíz forma parte integral del alimento de las gallinas. Por esta razón, es recomendable mezclar el maíz con el pienso. De esta forma, se le suministrará las sustancias necesarias, como las xantofilas, u otros alimentos que contengan componentes sintéticos que ayuden en este aspecto.

Albumen
La consistencia del albumen es lo que indicará su calidad. La consistencia, además de la alimentación, también está ligada a la frescura del huevo, así como también a la edad de la misma gallina. Por esta razón, las gallinas deben consumir una cantidad considerable de proteínas para colaborar con la consistencia del albumen.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que factores como la contaminación o el exceso de metales o de magnesio puede modificar la consistencia del albumen del huevo, y esto generará problemas a la hora del consumo.
Por esta razón, en el pienso, o alimento para gallinas ponedoras, no debe haber mucha concentración de proteínas; esto se debe a que la reducción de la concentración de la misma ayuda a la consistencia del albumen; mientras que un exceso podría causar el efecto contrario.
La harina de haba, así como la de carne son fuentes proteicas que ayudarán y pueden mejorar la consistencia del albumen. Por otro lado, la harina de girasol o de colza tendrá el efecto contrario. Por eso es mejor evitarlas.
La cáscara
La cáscara es lo que recubre todo el contenido del huevo. Está formada por un noventa y cuatro por ciento de carbonato cálcico. Por esta razón, las gallinas deben consumir una cantidad considerable de calcio para producir huevos de calidad.
Aunque influye mucho la difusión del dióxido de carbono para la formación de la cáscara; es el calcio el que también, combinado con carbono, le dará la consistencia y el grosor necesario para que sea resistente.
Por esta razón, la gallina necesita de una dosis extra de calcio. Esto debido a que, a la hora de poner los huevos, el calcio se extrae de sus propios huesos. Así que, la provisión de calcio, además del fósforo, son elementos que contribuirán a la salud física de las gallinas, y contribuirá con la fecundación de huevos de alta calidad.
Esto indica que una alimentación apropiada, con los nutrientes necesarios ayudará a que la gallina ponedora ponga huevos de alta calidad. Estos nutrientes se pueden encontrar en una mezcla apropiada de pienso, o de comida para aves de corral. También, como se mencionó antes, en alimentos como el maíz, y ciertos frutos o vegetales caseros que se le pueden suministrar a las gallinas ponedoras.

fuente: Hablemosdeaves